Diez años juntos por Gando; diez años de ayuda para el desarrollo sostenible en África

Desde 2009, Hevert apoya los proyectos de construcción del arquitecto Diébédo Francis Kéré en su pueblo natal, Gando (Burkina Faso) en África Occidental, con la campaña "Juntos por Gando: un céntimo por cada envase de medicamento vendido".

Con motivo del décimo aniversario, Mathias Hevert, director de Hevert-Arzneimittel e integrante de la Junta Directiva de la Hevert-Foundation, no dejó pasar la oportunidad de volver a visitar ese pequeño pueblo de África en febrero. Había visitado el pueblo junto con sus hermanos por última vez en 2010. La transferencia de la arquitectura tradicional en barro hacia la modernidad, la construcción con participación de la población autóctona y la ayuda para la autoayuda son elementos del planteamiento de desarrollo sostenible de Francis Kéré que Hevert comparte desde siempre.

En camino a Gando

Falta poco para llegar a Gando. Falta poco para llegar a Gando.

El bullicio de la ciudad recibe a Mathias Hevert al llegar a Uagadugú, la capital de Burkina Faso. Hubo muchos cambios desde su última visita. "Uagadugú ya era una metrópolis vibrante, pero salta a la vista que ha crecido mucho. A los ojos de un europeo, las calles son un verdadero caos de personas, bicicletas, motos, automóviles, camiones y otros vehículos a veces poco convencionales para el transporte. Pero, de alguna forma, todo funciona y fluye constantemente", cuenta Mathias Hevert.

Francis Kéré, con quien viaja desde su partida de Berlín, prevé que el recorrido desde Uagadugú hasta Gando llevará unas dos horas y media o tres. Es estrictamente necesario evitar los viajes nocturnos, que son muy peligrosos a causa del tránsito de camiones provenientes de Togo con conductores demasiado cansados. Poco más allá del límite de la ciudad, las viviendas se vuelven más sencillas. Polvo, arena y bolsas de plástico al borde de la carretera marcan el aspecto del entorno.

Después de un largo viaje con una parada para comprar cuadernos y una dulce sorpresa para los alumnos de la escuela, falta poco para llegar a Gando. Los últimos cinco kilómetros deben recorrerlos por un camino de tierra lleno de baches en el que apenas se cruzan con algunos escolares en bicicletas.

Los alumnos le dan una ruidosa y colorida bienvenida a Mathias Hevert. Los alumnos le dan una ruidosa y colorida bienvenida a Mathias Hevert.

A los visitantes les dan una ruidosa bienvenida. Un grupo de alumnos los rodea frente a la escuela primaria y Mathias Hevert se sumerge con entusiasmo en un animado remolino de niños. Pero en las aulas reina un orden sorprendente, a pesar de que cuatro alumnos deben compartir cada mesa y cada banco. Aquí las clases de hasta 100 alumnos no son infrecuentes. Mathias Hevert no pierde la oportunidad de entregar personalmente los regalitos que ha traído, aprovechando el reparto de los caramelos para plantear pequeños cálculos en los que todos deben sacar cuentas.

En la escuela primaria, hasta 100 niños comparten un aula. En la escuela primaria, hasta 100 niños comparten un aula.

"Vivir de cerca el entusiasmo de los alumnos es una experiencia indescriptible", cuenta Mathias Hevert. "Se alegran sinceramente de la visita. Creo que muchos saben que aquí en el campo no todos pueden ir a la escuela y que la educación les da la oportunidad de buscar un futuro más allá del duro trabajo del campo".

El objetivo de la ayuda de Hevert y la Hevert-Foundation es garantizar esa oportunidad única. La regularidad de la donación a través de la campaña "Juntos por Gando: un céntimo por cada envase de medicamento vendido" es un símbolo de la sostenibilidad del compromiso y permite a la Kéré Foundation la necesaria seguridad para la planificación. En los últimos años, Hevert ya ha donado a Gando unos 370 000 euros.

La donación de más de 60 000 euros por el aniversario, entregada poco antes del viaje, la invertirá Francis Kéré en la ampliación de la escuela secundaria y en una plantación de árboles de mango.

Un concepto de educación integral

La escuela secundaria está aún en construcción. La escuela secundaria está aún en construcción.

Después de terminar la construcción y luego una ampliación de la escuela primaria, hace unos años Francis Kéré comenzó a planificar una escuela secundaria, para que los alumnos pudieran acceder finalmente a la educación secundaria en su pueblo natal. Dos alas de la escuela, iniciadas en 2011, pudieron terminarse y ya se da clase en ellas. Los cimientos de las demás alas se excavaron y llenaron a principios de diciembre de 2018. En la escuela secundaria, hasta 50 alumnos comparten un aula.

En dos alas de la escuela secundaria ya se dan clases. En dos alas de la escuela secundaria ya se dan clases.

El avance de la obra se enlenteció en los últimos años debido al aumento de los costos de construcción. En particular el concreto y el acero, que son los materiales principales junto con el barro, cuestan mucho más que al comienzo de las obras. "En 2004, pude completar mi primer gran proyecto de construcción en Gando, la escuela primaria, por unos 50 000 euros. Actualmente, un proyecto equivalente cuesta el triple", explica Francis Kéré. Sin embargo, con apoyos como el de Hevert, el trabajo puede continuar. Aunque la función de construcción social es primordial, Kéré se siente también obligado por la máxima de su antiguo profesor y mentor en la Universidad Técnica de Berlín, el profesor Peter Herrle, según la cual cada edificio es único y el trabajo de un arquitecto debe evolucionar constantemente. Por eso, en la escuela secundaria, Francis Kéré sigue caminos nuevos.

La donación de 60 000 euros por el aniversario está destinada a impulsar proyectos escolares. La donación de 60 000 euros por el aniversario está destinada a impulsar proyectos escolares.

La construcción ya no está formada por ladrillos individuales de barro, sino que ahora las paredes son tapias de barro moldeado, y la concepción del acondicionamiento climático es completamente nueva. Se proyectaron terraplenes en forma de terrazas como cubierta adicional para el enfriamiento. Estas terrazas de tierra cuentan con túneles inferiores compuestos por tubos de concreto que permiten la entrada de aire exterior filtrado y enfriado al edificio escolar. La circulación de aire se produce íntegramente por procesos físicos sin consumo adicional de energía y se logra un clima agradable que favorece el aprendizaje.

¿Mangos para todos?

Al acercarse a Gando, se distingue a la distancia un cinturón verde alrededor del complejo escolar. Francis Kéré plantó grandes áreas de árboles de mango alrededor de los edificios escolares para dar sombra y como alimento escolar adicional. Estos árboles afectan el suelo, de por sí ya pobre, comparativamente menos que los eucaliptos, por ejemplo, muy extendidos en Burkina Faso desde el período colonial francés y que no dan un fruto comestible.

Pero hay otros sibaritas que no se detienen hasta llegar a los árboles. "Siempre tenemos problemas con las cabras que muerden y dañan sobre todo los árboles jóvenes, y también con las termitas. Ese es uno de los motivos por los que tuvimos que vallar la nueva plantación", explica Kéré. "Como parte de nuestro programa de reforestación, hemos plantado 563 nuevos árboles. Las plántulas son aún muy pequeñas y delicadas. Para el cuidado hemos contratado un grupo de mujeres del pueblo, que se ocupan de la salud de nuestros pequeños árboles".

Impresiones que perduran

Dar a los niños un futuro a través de la educación: la Hevert-Foundation ayuda a Francis Kéré a conseguir este objetivo. Dar a los niños un futuro a través de la educación: la Hevert-Foundation ayuda a Francis Kéré a conseguir este objetivo.

Una cena con los docentes de las dos escuelas completa la intensa visita de Mathias Hevert a Gando. Los mejores edificios escolares no aportarían nada si no contaran con maestros y profesores comprometidos, que en su mayoría han abandonado la metrópolis de Uagadugú para enseñar a los niños en el campo. "Las impresiones de mi viaje me acompañarán durante mucho tiempo y son una gran inspiración para mí. Estamos felices y orgullosos de contar con la ayuda de los clientes de Hevert para poder apoyar un proyecto de desarrollo inteligente y sostenible como el del Sr. Kéré. Me conmueve mucho todo lo que hemos sido capaces de realizar juntos en Gando y el agradecimiento con que lo recibe la población".

¿Quiere ver Gando usted mismo? Aquí puede encontrar un breve video del viaje.

Exclusive Distributor


Our Partners


Este sitio web utiliza cookies. Al usar este sitio web, usted acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política. Más información Entendido